emba4

Recomendaciones de salud bucal durante el embarazo

  • Qué ocurre durante el embarazo:

Durante el embarazo, la mujer experimenta una serie de cambios fisiológicos en su organismo. En la boca son frecuentes alteraciones como la inflamación de las encías o la aparición de caries. Éstas han sido consideradas por su frecuencia como situaciones ‘normales’ asociadas al embarazo, pero no lo son y se pueden y deben evitar.

  • Gingivitis Gestacional:

El aumento de hormonas durante el embarazo no es suficiente para generar por sí solo este cuadro inflamatorio, requiriéndose de una cantidad mínima de biofilm (placa) para iniciarse. Pero, la gingivitis gestacional provoca una mayor propensión a aumentar la inflamación. Y es que el embarazo, por sí mismo, no causa gingivitis. Sin embargo, aproximadamente el 50% de las mujeres con gingivitis antes del embarazo puede sufrir un empeoramiento de su salud periodontal durante el periodo de gestación, llegando incluso a desarrollar periodontitis. Dos de cada tres mujeres padecen gingivitis gestacional.

  • ¿La salud Bucal influye en el Feto?

Una inadecuada salud oral de la madre puede relacionarse con problemas en el feto, tales como parto prematuro, bajo peso al nacer y una mayor probabilidad de preeclampsia. Las mujeres con enfermedad periodontal tienen 5 veces más riesgo de sufrir preeclampsia durante el embarazo que las sanas gingivalmente, de 4 a 7% de sufrir un parto prematuro y es una de las principales causas de partos con peso inferior a 2.5 kg. Por todo ello, debemos saber que el mejor tratamiento de los problemas en las encías, es el tratamiento preventivo. Ello supone obtener unas condiciones de salud orales óptimas previas al embarazo o, en caso de no ser posible, instaurarlas lo antes posible durante el mismo. Una eficaz higiene oral de la paciente será clave en este proceso.

  • Pueden realizarse Rx durante el embarazo:

Durante el embarazo deben evitarse las radiografías de control rutinario. Sin embargo, ante una urgencia dental pueden ser necesarias, con la debida protección. Las radiografías dentales no están contraindicadas en el embarazo.

  • ¿Los vómitos durante el embarazo pueden dañar los dientes?

Los vómitos excesivos, así como los ácidos gástricos, pueden originar una pérdida de minerales de los dientes y favorecer la caries. Se debe informar al dentista de este fenómeno, que aplicará flúor a los dientes o recomendará una pasta y un colutorio de flúor para prevenir este problema.

  • ¿Qué hacer para mantener la boca sana durante el embarazo?

Lo más importante para prevenir la caries y la gingivitis es realizar un minucioso cepillado dental con pasta fluorada al menos dos veces al día y realizar al menos una vez al día la higiene interdental. En mujeres con mayor predisposición a tener caries y enfermedades de encías se debe utilizar un colutorio de flúor y agentes antimicrobianos.

  • El tratamiento dental durante el embarazo:

Prácticamente todos los procedimientos de higiene y tratamiento dental pueden llevarse a cabo sin problemas en la mujer embarazada, aunque se deben tener algunas precauciones. Los tratamientos durante el segundo y tercer trimestre deberán limitarse al mínimo, con secuencias operatorias simples y tiempos cortos. El segundo trimestre del embarazo es el periodo más seguro para proporcionar cuidados dentales habituales. Lo más importante es evitar la enfermedad activa. La eliminación de cualquier foco de infección debería realizarse antes del propio embarazo, siempre que sea posible, pero si surgiera deberá abordarse con las medidas oportunas en cualquier periodo del embarazo. Durante el embarazo no suele haber contraindicación en el empleo de anestesia si se precisa para un tratamiento causal o de emergencia, sin que suponga ningún riesgo para el feto.

  • ¿Me puedo medicar durante el embarazo?

El uso de medicamentos durante el embarazo debe estar totalmente controlado por el médico de referencia. Generalmente, el uso de antibióticos está restringido por los posibles efectos sobre el feto. Las penicilinas, eritromicinas y cefalosporinas parecen grupos de antibióticos de bajo riesgo pero, a pesar de ello, su uso debe estar limitado a situaciones de urgencia y bajo la supervisión médica. El paracetamol es el analgésico más usado en embarazadas, con efecto analgésico, antipirético y mínimamente antiinflamatorio. Por el contrario, el ibuprofeno debe evitarse, puesto que tiene efectos profundos sobre la circulación neonatal. El uso de clorhexidina en cualquiera de sus presentaciones (pasta, gel o enjuague) es totalmente seguro y puede emplearse durante el embarazo en caso de que fuera necesario. No tiene absorción sintética y sus efectos antibacterianos quedarán restringidos a la boca.

  • La prevención herramienta principal:

Como siempre, la prevención es fundamental. Si la mujer tiene previsto quedarse embarazada es muy importante que se realice una revisión dental previa, para asegurarse de que no presenta caries y del buen estado de sus encías. Es muy recomendable avisar al odontólogo para así llevar también durante el embarazo un control más exhaustivo. Un estudio reciente revela que solo el 10-12% de las mujeres acuden al dentista durante el embarazo.

Que es la preeclampsia: La preeclampsia es una complicación del embarazo caracterizada por presión arterial alta y signos de daños en otro sistema de órganos, más frecuentemente el hígado y los riñones. Generalmente, la preeclampsia comienza después de las 20 semanas de embarazo en mujeres cuya presión arterial había sido normal.