PREVENCIÓN EN SALUD DENTAL

Odontología preventiva y conservadora

Nuestra salud dental depende en gran medida de nuestros hábitos, de la higiene bucal y de las visitas a nuestro dentista con el fin de realizar revisiones periódicas, prevenir la acumulación de sarro y tratar aquellos dientes que puedan verse afectados. Visitarnos cada seis meses supone, a largo plazo, un importante ahorro económico, ya que solucionamos problemas menores, que podrían dar pie a trastornos más graves que requieren tratamientos más complejos, con más intervenciones y por lo tanto, más costosos.

Salud bucodental: la higiene, el mejor aliado

No hay una salud general buena si existen caries, encías enrojecidas o mal aliento. La prevención evita el desarrollo de enfermedades, o si estás ya se han producido con una adecuada higiene bucal se pueden ralentizar en gran medida.

Recomendaciones para que la salud bucodental forme parte del día a día

  1. Cepillar los dientes, el primer paso: al menos dos veces al día, por la mañana y por la noche. El tiempo debe ser de al menos dos minutos y se debe ser consciente de la necesidad de limpiar cada diente, siguiendo una sistemática para no dejar ninguna zona sin cepillar.
  2. Hay que cuidar la saliva, porque es un elemento protector para los dientes, entre otros motivos, porque neutraliza los ácidos y “limpia” la boca al tragarla. Para ello hay que beber suficiente agua y por la noche ser conscientes de que este mecanismo natural no actúa mientras dormimos por lo que es clave el cepillado antes de irnos a dormir. Fármacos como los antidepresivos o los ansiolíticos reducen la producción natural de saliva, por lo que en estos casos es aún más importante aumentar la ingesta de agua y visitar al dentista.
  3. El dentista debe ser siempre el mismo: nos conoce y sabe cómo es nuestra salud dental y cómo debe tratarnos según nuestras patologías y necesidades. Es el profesional que debe resolver cualquier tipo de duda sobre la salud dental y proporcionarnos toda la información necesaria para cuidar de ella.
  4.   El tratamiento blanqueante debe llevarse a cabo en la clínica dental ya que supone el empleo de productos que pueden producir graves lesiones si no se utilizan de la forma adecuada. Cuando se acude a un dentista acreditado es necesario que se realice un diagnóstico de la salud oral y que se solucionen primero los problemas de salud antes de pasar a los aspectos estéticos del color de los dientes: unos dientes blancos no tienen por qué ser unos dientes sanos.
  5. La nutrición es uno de los pilares de una buena calidad de vida en los mayores, sin una adecuada salud dental este pilar se resiente en gran medida. Perder dientes a cierta edad es algo evitable, unos hábitos de higiene adecuados permiten llegar a la ‘edad dorada’ con las piezas dentales en su sitio y lograr una mejor calidad de vida.
  6. Cuidar de los dientes de los niños desde que aparecen. Es necesario limpiar la boca del bebé suavemente con gasas desde un principio, y cuando empiecen a salir los dientes del niño, cepillarlos, inicialmente sin pasta.  Además, hay que vigilar que la salud respiratoria de los menores no repercuta en su desarrollo orofacial, ya que aquellos que respiran sobre todo por la boca pueden sufrir problemas de desarrollo óseo como el paladar ojival que impide que haya espacio suficiente para la colocación de los dientes definitivos.
  7. Dejar de fumar: además de teñir los dientes, lesionar las encías y provocar mal aliento, el tabaco es la primera causa del  cáncer oral, el quinto tipo de cáncer más frecuente y cuyas consecuencias son devastadoras para la persona. Por este motivo es fundamental acudir al especialista cuando se detecta una lesión, úlcera o un pequeño bulto que no desaparece.
  8. Alimentación saludable, una dieta que equilibre hidratos de carbono y proteínas con frutas y verduras ayudará en gran medida a mantener sanos los dientes. Los lácteos son alimentos que ayudan a nuestros dientes y todos aquellos con altos contenidos en azúcar y con textura pegajosa los perjudican.

Cómo limpiar los dientes

En EspaiDental te enseñamos como realizar un correcto cepillado de tus dientes, encías y lengua, una costumbre que hay que aprender y cuya importancia debe ser tenida en cuenta.

* El cepillado se realiza mediante movimientos circulares o rotatorios y buscando el ángulo de 45 grados entre el cepillo y los dientes. Se recomienda comenzar a limpiar las piezas de detrás, evitando que se soslayen durante el cepillado, para ir pasando hacia la parte delantera de la boca. Se deben limpiar los dientes por fuera, por dentro y en la superficie de mordida. No hay que olvidar limpiar la parte de la lengua más alejada porque es donde residen las bacterias que ocasionan el mal aliento. Debe tener una duración mínima de dos minutos.

* El cepillo debe tener un cabezal pequeño, poseer una dureza media y diferentes tipos de filamentos, además de cambiarse al menos cada 3 meses. En la actualidad existen además cepillos eléctricos que poseen alarmas que fijan el tiempo de cepillado y que con ello aseguran una limpieza eficaz.

*La pasta de dientes: una cantidad del tamaño de un garbanzo es suficiente. Si se utilizan dentífricos con propiedades específicas para las encías, hipersensibilidad dentaria o el blanqueamiento dental, deben ser recomendados por nosotros. La pasta y el enjuague bucal con contenido en flúor, aportan un efecto protector sobre el esmalte.

* Hay que completar el cepillado con seda dental o cepillos interdentales para eliminar la placa bacteriana entre los dientes, eso sí, con cuidado para no lesionar la encía.

* Si tomamos alimentos ácidos como por ejemplo naranjas o zumos, hay que proteger el esmalte esperando un poco a que el efecto de la saliva neutralice los ácidos que contienen antes de cepillar los dientes.

Una boca bonita, con unos dientes limpios y cuidados no es solo nuestra carta de presentación, sino un indicador que mide nuestra salud.

¿Necesita más información sobre odontología preventiva?

Póngase en contacto con nosotros y le informaremos sin compromiso.

Llámenos o le llamamos

Llámenos al 96 118 17 82 en horario de atención al público: de Lunes a viernes de 9 a 14 - 16 a 20.
O rellene nuestro formulario de contacto y le llamaremos nosotros:

Formulario de contacto