PERIODONCIA

¿Qué es la periodoncia?

La periodoncia es una especialidad médico-quirúrgica odontológica que estudia la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y condiciones que afectan los tejidos que dan soporte a los órganos dentarios (encía, ligamento periodontal, cemento radicular y hueso alveolar) y a los substitutos implantados, para el mantenimiento de la salud, función y estética de los dientes y sus tejidos adyacentes.

La enfermedad periodontal se manifiesta como una gingivitis (inflamación y sangrado de la encía sin afectar el hueso) o periodontitis, donde ocurre la destrucción del hueso que soporta el diente. Si no es tratado a tiempo puede ocasionar la pérdida de los dientes.

Enfermedades de las encías (Gingivitis y Periodontitis)

La boca está llena de bacterias. Estas bacterias, junto con las mucosidades y otras partículas, están constantemente formando una “placa” pegajosa e incolora que se deposita sobre los dientes. El cepillado y el uso de la seda dental ayudan a eliminar esta placa. Cuando la placa no se elimina, se endurece y forma unos depósitos llamados “sarro” o “tártaro”, que el simple cepillado no puede remover. Solamente una limpieza profesional hecha por un dentista o higienista dental puede eliminar el sarro.

Mientras más tiempo permanezcan la placa y el sarro sobre los dientes, más daño pueden hacer. Las bacterias causan una inflamación de las encías que se llama “gingivitis”. Si una persona tiene gingivitis, las encías se enrojecen, se inflaman y sangran fácilmente. La gingivitis es una forma leve de enfermedad de las encías que, por lo general, puede curarse con el cepillado y con una limpieza profesional (tartrectomía). Esta forma de enfermedad periodontal no ocasiona pérdida del hueso ni del tejido que sostiene los dientes.

Cuando la gingivitis no se trata debidamente, puede convertirse en “periodontitis”. Esto quiere decir “inflamación alrededor del diente”. En la periodontitis, las encías se alejan de los dientes y forman espacios o bolsas que se infectan. El sistema inmunitario del cuerpo lucha contra las bacterias a medida que la placa se extiende y crece por debajo de la línea de las encías. Las toxinas de las bacterias y la respuesta natural del cuerpo contra la infección empiezan a destruir el hueso y el tejido conjuntivo que mantienen a los dientes en su lugar. Cuando la periodontitis no se trata debidamente, los huesos, las encías y los tejidos que sostienen los dientes se destruyen. Este proceso, si no se detiene, es irreversible pudiendo causar en estados muy avanzados la pérdida de los dientes.

 

Tratamientos para las enfermedades de las encías

El objetivo principal del tratamiento es controlar la infección, eliminando la causa que la produce. Es decir, descontaminando las raíces de los depósitos bacterianos acumulados y calcificados.

Los tipos de tratamientos pueden variar dependiendo de hasta dónde se ha extendido la enfermedad de las encías. Cuando estos depósitos son muy duros, se necesitan instrumentos especiales para eliminarlos. Si la profundidad del despegamiento de la encía es inferior a 5 milímetros, podemos acceder a las raíces y descontaminarlas sin necesidad de apartar ni despegar la encía.

Cuando tenemos que acceder más de 6 milímetros por debajo de la encía, es necesaria una microcirugía que nos permita despegar la encía, eliminar el tejido inflamatorio que ha ocupado la zona en la que antes había hueso, descontaminar la raíz hasta su base y, si es posible, estimular la regeneración de nuevo hueso.

Cualquier tipo de tratamiento requiere que el paciente continúe con un buen cuidado diario de los dientes en su casa.

El odontólogo también le puede sugerir que cambie ciertos comportamientos (por ejemplo, que deje de fumar), como una forma de mejorar los resultados del tratamiento.

El tratamiento más efectivo es la prevención. Cuanto antes se detecte por parte del especialista la presencia de enfermedad periodontal mucho más fácil será tratarla y, por lo tanto, la respuesta al tratamiento será más rápida y efectiva.

Los síntomas de la enfermedad de las encías incluyen:
• Mal aliento constante
• Encías rojas o inflamadas
• Encías muy sensibles o que sangran
• Dolor al masticar
• Dientes flojos
• Dientes sensibles
• Encías retraídas o dientes que se ven más largos de lo normal.

A continuación se comentan algunos de los medicamentos más empleados.
1. Enjuague bucal con antimicrobianos: Los más empleados son los que contienen clorhexidina tiene el inconveniente que deben usarse en tiempos cortos, no más de dos semanas pues pigmentan los dientes y la superficie de la lengua.
2. Gel antibiótico: Un gel que contiene el antibiótico doxiciclina que se aplica en la encía.
3. Microesferas antibióticas: Pequeñísimas partículas redondas que contienen el antibiótico minociclina que se coloca dentro de las bolsas periodontales.
4. Antibióticos orales: Tabletas o cápsulas de antibióticos por vía oral como la amoxicilina, metronidazol, etc.

Cirugía de colgajo. La cirugía puede ser necesaria si todavía tiene inflamación y bolsas profundas a pesar de haber recibido tratamiento con limpieza profunda y medicamentos. Un dentista o periodoncista podrá efectuar una cirugía de las encías llamada cirugía de colgajo para remover los depósitos de sarro de las bolsas profundas o para reducir la bolsa periodontal. Esto le ayudará al paciente, al dentista y al higienista dental a mantener limpia esa parte de la boca. Esta cirugía común consiste en levantar las encías, remover el sarro y volver a coser las encías en su lugar. Luego, las encías se sanarán y se ajustarán mejor alrededor del diente.
Injertos de hueso y de tejido. Además de la cirugía de colgajo, el periodoncista o dentista quizás recomiende procedimientos para regenerar cualquier hueso o tejido de encía que se ha perdido a causa de la enfermedad periodontal. Para los injertos de hueso, se coloca hueso natural o sintético en el área de la pérdida ósea, lo que puede ayudar a promover nuevo crecimiento del hueso. Una técnica que puede utilizarse con los injertos de hueso es la llamada regeneración guiada del tejido, en la cual un material similar a una malla se inserta entre el hueso y el tejido de las encías. Esto impide que el tejido de la encía crezca en el lugar donde debería estar el hueso, lo que permite que el hueso y el tejido conjuntivo vuelvan a crecer. También se pueden usar factores de crecimiento, que son proteínas que pueden ayudar al cuerpo a generar hueso nuevo naturalmente. En los casos en que se ha perdido tejido de las encías, el dentista o periodoncista podría sugerir un injerto de tejido blando, en el que se utiliza un material sintético o tejido tomado de otra área de la boca para cubrir las raíces dentales expuestas.
Debido a que cada caso es diferente, no es posible predecir con certeza cuáles injertos darán resultados a largo plazo. Los resultados de los tratamientos dependerán de muchas cosas, entre ellas, hasta dónde ha progresado la enfermedad, la habilidad para mantener la higiene bucal en casa y ciertos factores de riesgo, tales como el hábito de fumar, que pueden disminuir las posibilidades de éxito. Pregunte a su dentista cuál puede ser el grado de éxito en su caso particular.

En EspaiDental le examinarán para determinar el grado de su afección y la causa que la produce. Le proporcionarán el tratamiento periodontal más adecuado para disminuir la inflamación gingival y el sangrado. Contamos con las técnicas más innovadoras y los materiales más sofisticados.

¿Necesita más información sobre periodoncia?

Póngase en contacto con nosotros y le informaremos sin compromiso.

Llámenos o le llamamos

Llámenos al 96 118 17 82 en horario de atención al público: de Lunes a viernes de 9 a 14 - 16 a 20.
O rellene nuestro formulario de contacto y le llamaremos nosotros:

Formulario de contacto